La provincia según Pepe Morenilla


·         El veterano fotógrafo armillero ha recopilado en los últimos 32 años imágenes de los 169 pueblos de la provincia

                      Y se fotografiaban delante del cartel con el nombre del municipio, y hablaban con el dueño del bar y cuando llegaba a casa, Pepe Morenilla llevaba las fotos a revelar y escribía en el álbum una reseña con el nombre del pueblo, la población, superficie, el partido judicial, los habitantes, las fuentes, los cultivos y los kilómetros que le separaban de Granada y de Armilla, su pueblo.
               Hoy tiene más de 70.000 fotos, una habitación y cajas repletas de álbumes, cerca de 40.000 negativos y un montón de cedés con fotos. Además ha elaborado con detalle la memoria con cada álbum fechado y las fotos que contienen. Pepe Morenilla -José Rodríguez Cantos- no se cansa de desmenuzar la labor que ha realizado en los últimos años. Aunque trabajaba en la Sociedad Española del Oxígeno, dedicaba todo su tiempo libre a la fotografía y al archivo de sus trabajos, además de salir a la calle y charlar con sus vecinos. «Me gusta alternar, la tele la enciendo para ver algún partido de fútbol, pero poco», admite. Ahora está inmerso en la recuperación de fotografías de los Campanilleros de la Aurora de Armilla. Un de sus fotos preferidas es de los girasoles de la Dehesa de Guadix, por su particular perspectiva.



 El fotógrafo muestra uno de los álbumes con fotografías que posee en su inmenso archivo.

          Su pasión por la fotografía empezó cuando su hermana Carmela le prestó una cámara cuando apenas tenía 17 años. Comenzó a fotografiar a sus compañeros del CF Arenas de Armilla y a observar el mundo detrás del objetivo. Retrató a sus amigos, a la familia, las fiestas, las vecinas, los monumentos, las calles, los rostros y cada acontecimiento de su pueblo... Fotos que después ha mostrado en exposiciones.
Coleccionista
Asegura que si tuviera hoy 18 años se dedicaría al senderismo y aumentaría todo lo que ha hecho. Cree que las cámaras digitales le permitirían jugar con las imágenes y entregarse por entero a su auténtica pasión. Pepe Morenilla es un verdadero coleccionista. Además de fotos, tiene vitrinas con botellitas pequeñas de licores, todas las cámaras de fotos que ha utilizado y otras que le han regalado.
Cuando empezó a sacar fotos tenía que ahorrar más de tres meses para reunir el dinero para el revelado. Sonríe cuando recuerda que en una tarde gastaba el carrete y tenía que esperar días para pagar las cinco pesetas que podía costar el revelado. Una de sus ilusiones es coleccionar las fotografías de sus vecinos. Siempre con la cámara colgando, tiene un álbum con más de 300 retratos de sus amigos y su mujer.
Pepe Morenilla no se aburre nunca, siempre tiene algo que hacer. Una foto que entregar o una exposición que organizar Tiene un archivo de primera en su casa, que no para de crecer. Álbumes con las fotos de sus amigos, de parejas del pueblo, de su familia en fiestas... Es tal su afición por la fotografía, que hasta la guía de teléfono tiene una foto de cada uno de sus contactos.

Artículo escrito por Inma Sánchez aparecido  en  IDEAL  DIGITAL

Los Basureros de Armilla

Una crónica de José María Sánchez Osuna publicada en su blog http://jomasaos.blogspot.com.es.


Los Basureros
En el recuerdo de más de un armillense estará el sonido de los carros de los basureros en el amanecer de un lejano verano. Eran unos sonidos muy peculiares, cada uno de ellos tenía una particularidad, unos se distinguían por las voces que daba el basurero al saludar o al arrear a las bestias, otros, en cambio, se conocían por el resonar de las ruedas de madera del carro. Eran sonidos llenos de vida que fueron desapareciendo conforme el progreso y la modernidad irrumpieron en nuestra sociedad. Ahora nada queda de aquellas caravanas que, en un pasado, contribuyeron a crear y formar la Armilla de hoy.

El trabajo de los basureros de Armilla normalmente se hacía en el ámbito de familia, todos los miembros del clan trabajaban sin descanso para conseguir un producto que les daría de comer: el estiércol. En Armilla vivían algo más de cien familias de esta actividad, eran familias muy numerosas, con siete o más hijos.

La labor de basurero no era tan simple como podamos imaginarla en la actualidad: era todo un ritual que partía con la recogida y finalizaba con la fermentación de la basura. El basurero, al llegar a Granada con los primeros rayos del alba, se encontraba con su zona determinada, en ella no estaba tan sólo la basura, también estaban las personas que la producían, personas que se relacionaban con el basurero, que sabían su nombre, los hijos que tenía, si la mujer estaba embarazada, o si la suegra había fallecido el día anterior. Estos clientes le preparaban la basura clasificada, así la labor de nuestros hombres era más sencilla.

El basurero aprovechaba prácticamente todos los desperdicios. Eran muy pocos los que no se reciclaban. En los carros era habitual poder observar distintos bidones metálicos, cada uno de ellos para una basura en concreto.

Antes de que cayese la tarde los carros volvían de la ciudad, sus ocupantes ya no tenían fuerzas para gritar, se les podía ver descansando en la vara del carro, con la gorra echada un poco hacia atrás y de vez en cuando dando una cabezada. Tenían que tomar fuerzas para la tarea que le esperaba en la casa.

La labor del hogar consistía en volver a clasificar la basura, ahora de una forma más esmerada. Y sobre todo el "apañar" la comida a los cerdos con los restos de cáscaras, frutas y demás desechos de uno de los bidones. Otra tarea era la de la clasificación de los papeles y cartones, en ella cooperaba toda la familia haciendo paquetes que luego venderían para el reciclaje. Por último, amontonaban los hierros, colchonetas, alambres y demás en otra pila.

Se acercaba la hora de la cena, pero aún faltaba realizar el asunto más importante: transportar los restos de todas las basuras al estercolero. La gran mayoría de los estercoleros se encontraban situados en las proximidades de Churriana, en ellos cada basurero tenía una parcela donde dejar la basura para que, mediante un proceso bacteriológico y climatológico, se descompusiera. Meses más tarde, en lugar de basura habría estiércol del más natural, que utilizado convenientemente en la vega haría crecer con un vigor inusual los diferentes productos.

Me comentaba un vecino de la localidad que el sabor de aquellos pimientos, o de las patatas si que era natural...

MIS RECUERDOS SOBRE EL LINO Y EL CÁÑAMO.


Crónicas de Julio Catalá Jiménez 


Voy a contar lo que yo recuerdo del tema del lino y cáñamo en Armilla…. pero tened en cuenta que está sujeto a errores porque yo era muy pequeño en aquella época y aquí trato de recordar mis vivencias con más o menos acierto.
  
 
El trabajo de cáñamo y el lino era muy penoso y sacrificado, una vez segado de la haza, se introducía en una alberca de agua, que estaba en el cruce de la redonda, frente a la parada del autobús para ir al ambulatorio del Zaidín. Allí tenía que estar no sé cuantos días en remojo, solo sé que cuando pasaba en el tranvía olía mucha peste como a podrido. Una vez realizado ese proceso se trasladaba a las eras y se hacían pilas en forma de cabaña para que se secara. Una vez seco había que espadarlo, ya empezaba el trabajo penoso y a respirar polvo. Se ponía un gran tablón vertical en el suelo y con una paleta grande de madera se le iba dando al cáñamo golpes para ir soltando la paja, lo mas gordo. Terminado esto, en haces pasaba a la operación de rastrillarlo, esto se hacía en las casas. Consistía en unos peines de hierro, varias filas unas detrás de otras, a la altura del pecho y allí se empezaba a pasar el cáñamo por los dientes una y otra vez hasta dejarlo suave y sedoso, y a todo esto respirando mas porquería. 
Yo conocí a dos familias vecinas mías que se dedicaron a eso: Rafael Gavilán (el padre del bichito) y el bichito también lo trabajó, y Antonio Zambrano Olmedo (El largo).  
Una vez el material terminado éste, pasaba el lino para confección y el cáñamo, mas basto, a la sección de cordelería.


Archivo fotográfico de Pepe Morenilla

El Rosario de la Aurora



Una crónica de José María Sánchez Osuna publicada en su blog http://jomasaos.blogspot.com.es.


El Rosario de la Aurora
Aunque ya hemos narrado en un capítulo anterior la Procesión del Rosario de la Aurora, no querría dejar pasar aunque sea muy escuetamente el tema de las coplas del Rosario.
Los orígenes de tales tonadillas se pierden en el pasado. Se cuenta que eran propias de los trovadores, aunque en la actualidad han ido pasando sus letras generación tras generación, de padres a hijos. Es agradable poderlas escuchar al amanecer de los días señalados acompañadas de las campanillas, acordeones, guitarras y bandurrias.

Son bastantes las coplas que aún se preservan, y me creo en la obligación de dar testimonio de algunas de ellas en este libro como parte muy valiosa de la cultura armillense.

1. Campanillas suenan en la puerta
ni te llaman ellas ni te llamo yo
que te llama la Virgen María
por boca de un ángel ¡Jesús que primor!.

2. Cinco lirios y cincuenta rosas
en el Paraíso cortó un serafín
y la aurora fragante y corona
y la coronaron como emperatriz.

3. En la Iglesia señores de Armilla
a mano derecha repara y verás
nuestro Padre Jesús Nazareno
con la cruz a cuestas que al Calvario va.

4. Se corrió la cortina celeste
salió el ángel bello, la fue a saludar
a la niña que fue concebida
sin mancha ni culpa de la original.

5. En la cruz enclavado el cordero
su madre afligida le decía así:
Hijo mío que sola me dejas
y desamparada ¿qué será de mí?.

6. Padre nuestro que estás en los cielos
que santificado tu nombre feliz
vénganos en tu reino y líbranos
de las tentaciones del diablo sutil.

7. Padre nuestro que estás en los cielos
de estas dos palabras me acuerdo nada
más, porque estando mi Padre en el cielo,
siendo yo buen hijo, también iré yo allá.

8. En el día ocho de Septiembre
entre la azucena, la natividad
nació pura tan limpia y sin mancha
nació como el alba la perla de Ocal.

9. A la Aurora tenéis en la puerta
pidiendo limosna si la queréis dar
para ayuda de hacer una ermita
pues no tiene casa donde habitar.

10. San Miguel patrono de Armilla
en eso consiste nuestro bienestar
en mentando su nombre glorioso
a todo el infierno le hace temblar.

(2 veces)

11. Pecador que durmiendo y lo sientes
y al Santo Rosario no quieres venir
guárdate del calor de la cama
no se te convierta en fuego sin fin.

12. ¡Oh! dichosa ciudad de Granada
que en la entrada tienes un palacio real
donde habita la reina del cielo
madre de la Angustias en su lindo lugar.

13. Los faroles ya están encendidos
por falta de gente no pueden salir
llamaremos ángeles del cielo
que al Santo Rosario vengan a asistir.

14. San Isidro triunfante y glorioso
que deja la yunta y a misa va
y los ángeles labran la tierra
y el santo bendito con su Dios está.

15. Cuando estaba Santa Ana parida
de aquella belleza que al mundo nos dio
San José patriarca bendito
contento y alegre la fue a visitar
y estando en aquella visita
sus brazos ancianos lograron tomar
a la niña que fue concebida
sin mancha ni culpa del original.

16. El Rosario un fuerte mosquete
las cuentas son balas para pelear
con las cuales hirieron a un hombre
para que sus culpas llegara a pagar.

17. Es María la caña de trigo
San José es la espiga y el Niño la flor
y el Espíritu Santo es el grano
que está allí metido por obra de Dios.

18. Jesucristo en el monte Calvario
con la cruz a cuestas pidió de beber
le responden los perros judíos
traigan el vinagre que aquí está la hiel.

19. Hermanitos venid en silencio
porque a Jesucristo lo van a enclavar
las estrellas se visten de luto
el sol y la luna se quieren clisar.

20. En el cielo se reza un rosario
todas las mañanas al amanecer
y Santiago lleva el estandarte
las luces y los Santos, la cruz: San
Miguel.

21. En la Iglesia señores de Armilla
se encuentra una joya de mucho valor
nuestra Madre Señora del Rosario
consuelo y amparo del pecador.

22. En lo alto del monte Calvario
hay una bandera que se puede ver
el que quiera sentar plaza en ella
Jesús Nazareno va de coronel.

23. En el templo de Jerusalén
hay un desposorio que se puede ver
que se casa la Virgen María
con el patriarca, señor San José.

24. A la entrada del pueblo de Armilla
a mano derecha repara y verás
una Iglesia antigua y sencilla
pero en ella habita un Arcángel celestial.

25. Hoy domingo celebra la Iglesia
la entrada de Cristo en Jerusalén,
lo reciben con palmas y olivas
a Cristo y a su madre para nuestro bien.

26. En la casa de Abel sagrada
bajó Santa Ana y el Señor San Joaquín
y la Virgen como capitana
siendo nuestro amparo también viene a mí.

27. De rodillas postrada la Aurora
mirando a los cielos se puso a decir:
yo Señor soy vuestra humilde esclava la voluntad vuestra se ejecute en mí.

28. ¡Oh! dichosa hermandad de la Aurora
la mejor de todas se puede decir
se levanta a dar las alabanzas
a Cristo y a su madre y al señor San
Joaquín.

29. En la cuba de la penitencia
Santa Rosalía su pelo cortó 
y el demonio tienta a la Santa
y ella se consuela con mirar a Dios.

30. Es María la nave de gracia
San José es la vela y el Niño el timón
donde van embarcadas las almas
que van de carrera para su salvación.

31. A las una, a las dos de la tarde
llegó San Cristóbal a la orilla del mar
con el Niño de Dios en los brazos
diciendo valerme que no puedo más.

32. Un devoto por ir al Rosario
por unas ventanas se quiso arrojar
y al decir "Dios te salve María"
se encontró en el suelo sin hacerse mal.

33. El hermano que más madrugare
a cortar la rosa del santo rosal
ganará la corona de flores
que María la bella haciéndole está.

34. ¡Oh! dichoso varón que tuviese
por tan grande dicha ser capellán
levántate a decir la misa
para los devotos que al rosario van.

35. Cuando sale el carro triunfante
los ángeles bellos se vieron mover
y las rosas de contento bailan
al ver tu rosario hermoso clavel.

36. San Francisco se perdió una tarde
y sus hijos gloriosos lo fueron a buscar
lo encontraron en el Paraíso
la rosa del Santo Rosal.

37. San Miguel Arcángel glorioso
que con valentía gran lucha libró
y al grito de ¡quien como Dios!
a Lucifer y a sus secuaces al infierno
arrojó.